A toda la familia del Club Bàsquet Sant Josep Obrer:

Desde la Junta Directiva del CBSJO queremos reiterar todo nuestro apoyo a los jugadores, entrenadores y miembros del staff deportivo, animándoles a seguir trabajando, esforzándose, compitiendo y sobre todo divirtiéndose mientras practican el baloncesto.

Las horas dedicadas para el buen funcionamiento de la entidad son por y para ellos y ellas, y todo ese esfuerzo y dedicación no dará frutos sin el apoyo de las familias que componen el club. Debemos ser conscientes que representamos a una camiseta con una historia y con unos valores por los que debemos luchar, con el objetivo de que se sigan transmitiendo de generación en generación.

Es por ello que:

1. Necesitamos toda la colaboración posible de los aficionados del club, padres, madres, familiares y amigos. Solo de esa manera podremos continuar con los planes de formación de nuestros jugadores y entrenadores, como deportistas y sobre todo como personas.

2. Cada uno de los padres y madres debe ser un ejemplo para su(s) hij@(s), manteniendo una relación correcta y educada con los jugadores, padres y acompañantes de los equipos contrarios, y colaborando para evitar todo tipo de crispación. Debemos reconocer la importancia del entrenador y ser consciente de nuestro papel para que él o ella consiga sus objetivos. No le critiques delante de su equipo. Respétalo siempre, así como a nuestros jugadores y al propio Club tanto en los campos de juego como cuando utilices redes sociales en Internet.

3. Hay que dejar hacer su trabajo a los árbitros, ya que sin árbitros no podría haber partidos. Tu comportamiento en ese sentido debe ser ejemplar. No cuestiones sus decisiones delante de tu(s) hij@(s), respétalo, tolera sus equivocaciones y ayúdale para que cumpla con su función.

4. Animamos a los padres y familiares del club a que sigan acudiendo a los campos de baloncesto a apoyar a sus hij@(s). Les pedimos más que nunca que mantengan el respeto máximo a las decisiones del árbitro, del entrenador y de los jugadores de ambos equipos. Todos ellos tienen derecho a equivocarse y deben recibir de la grada nuestro apoyo para seguir mejorando. Pero nunca, ni dirigentes ni aficionados tenemos derecho a convertir una grada en altavoz de nuestras frustraciones. Quien no pueda controlar sus emociones no debería acudir a un pabellón de baloncesto.

5. Y por tanto, desde la junta directiva condenamos cualquier falta de respeto, menosprecio o insultos de cualquier persona, ya sea miembro de nuestro club o alguien ajeno a la entidad.

Es por todos esos puntos que pedimos la colaboración de todos los que formamos parte de la gran familia del CB Sant Josep Obrer para invitar educadamente a corregir y recriminar esos comportamientos.

Junta Directiva del CBSJO
Febrero del 2018